03 may 2016

Rambling on my mind (2010)

Él se encuentra en su apartamento. Un

03 may 2016

Él se encuentra en su apartamento. Un apartamento antiguo, desordenado. En su momento le pareció buena idea mudarse ahí porque la zona estaba de moda y lo tuvo que pagar a un precio desorbitado, demasiado para un apartamento viejo, húmedo y claustrofóbico.

Está sentado en el suelo, hace una semana que no va a trabajar al museo. Lleva el mismo tiempo sin ducharse ni apenas comer. Pone una vez tras otra los discos de viejas glorias del Blues, su bien más preciado, unas joyas que antes le ponían los pelos de punta y le hacían bailar aunque no quisiera. Ahora busca desesperado sentir lo mismo, o, por lo menos, sentir algo. Busca entre las notas, entre los desgarrados gritos de Robert Johnson algún motivo para no desaparecer, para levantarse del suelo que parece estar imantado. Pero ese motivo no llega. Todas las mujeres de las que se enamoró escuchando esos discos están ya fuera de su vida, y todas las historias que antes le parecían emocionantes le parecen ahora anécdotas insulsas e irrelevantes.

En el trabajo todos le respetan, pero nadie le aporta nada, nadie sabe más que él, nadie le puede enseñar nada. Y fuera del trabajo nadie lo conoce.

- No tiene sentido. Es el momento – se dice a sí mismo.

Él no es cómo los demás, y lo sabe. No se puede suicidar dejando detrás de sí un asqueroso cadáver, horrorizar a la gente, entristecer a las ancianas y atemorizar a los niños. Tampoco quemarse poniendo en riesgo la vida de sus vecinos (por necios que sean). Él simplemente desaparecerá.

La guitarra de Muddy Waters se va apagando, y él nota como su cuerpo se despega poco a poco de la alfombra, como deja de oler a sudor y a humedad, se está desvaneciendo. Ya era hora, suena el último acorde.

Leave a comment
More Posts
Comments
Comment