Blog

poesía

Viewing posts tagged poesía

De qué está hecho un poema.

Un poema está hecho de casis.
Está hecho donde se pone todo
cuando ya no supones nada.
Es lo que sale si mezclas
el día que no te besaron por un milímetro
con la vez que te hicieron el amor a miles de kilómetros de distancia.
Un poema es lo que queda
de lo que eras
antes de aquel libro.
Es lo que has crecido
después de querer desaparecer.
Un poema
eres tú
marchándote de esa fiesta
en la que no pintabas nada,
y yo,
corriendo detrás de ti.

Como una mujer

Como una mujer.
Como si hubiera que saber;
como si no bastara con nacer,
sentir, o querer ser.
Como si lo que de ti se espera
hace tiempo que pasa de ti (o tú de él).
Como si pidieras demasiado
al intentar ser tú
como una mujer.

Dicen que estoy loca.

Dicen los médicos
que me estoy volviendo loca,
y yo digo
que ojalá.
Ojalá estuviera tan loca como ellos,
tan loca como para creer
que la cura de tu ausencia cabe en una cápsula gastrorresistente.

Querría perder la cabeza
hasta pensar que tú,
tus manos,
tus pies,
tu estúpida risa,
y tu número de teléfono
caeréis fulminados una vez cada ocho horas.

Me encantaría seguirles el rollo
y no llorarte dos noches al mes,
y no llamarte como un mantra antes de dormir,
y no ponerle tu nombre a todo lo que quiero odiar.

Dicen los médicos que estoy loca
y yo digo que ojalá.
Que sería bonito pensar, como ellos,
que solo por no sentir tu latido
es que estás muerto.

Algo tan tonto como un concurso de poesía.

Hace poco me aconsejaron “Preséntate a concursos, gana algún premio de poesía”.  Lo que más me costó fue generar material inédito, enviarlo por correo en un sobre sin antes compartirlo en las redes.

Pero al fin salió. Me presenté a un par de concursos y me llamaron. Mi poema «Y si» resultó ser el ganador del Certamen de Jóvenes Creadores de la ciudad de Ávila 2015. Es un premio pequeño, pero no sabéis la ilusión que me hizo recibir esa llamada. Hoy sí puedo compartirlo con vosotros, asi que ahí va.

IMG_20160202_165007

Al Sur de lo que escribo

Una muestra de las fotografías que inspiraron los poemas (o no sé si fue al revés) que escribí en mi viaje por el Sur.

 

Escribí mi mejor poema

cosiendo tus silencios

con el hilo de mis ganas.

cosiendo

Y ojos hechos
de las nubes
a las que buscamos forma.

ojos de nubes


Y que se nos pierdan
los días
entre tantas noches de luz.

noches de luz

Mi color favorito
es el de la ropa
que te quitas.

colorfavorito

El Booktrailer

A la hora de presentar y  un libro, ha surgido una nueva herramienta: los vídeos promocionales o booktrailer. En la mayoría de los casos aparece un narrador o voz en off, y las imágenes son las protagonistas. En mi caso decidí hacer protagonistas a  los lectores, porque son ellos y ellas quienes ponen el mayor porcentaje de la historia cuando escribo. Su imaginación (y la tuya) son todo lo que a mis poemas les falta. Gracias una vez más a Víctor Grande, Kiko Pastur, Sés, Carmen Conde, Manuel Ramas y a todas las personas que me prestaron su voz y su ilusión para salir a contar quién soy.

Carles Canals

El fotógrafo Carles Canals me presta algunas de sus metáforas visuales para mezclarlas con textos nuevos. Una colaboración que acaba de nacer y espera pronto caminar por sí sola.

 

FB_IMG_1452683393996

 

 

FB_IMG_1452683398536 FB_IMG_1452683413698

Licencia lógica de la poética

Hace un mes se publicaba una entrevista que me hizo la revista del Colegio de Enfermería de A Coruña. En ella hablamos de la relación entre mi profesión y mi faceta como escritora, pero además me hicieron una pregunta que me extrañó. Querían saber hasta cuándo sería gratis leerme en las redes sociales.

Resulta que todo lo que escribo, antes de pasar al papel, llega directamente de mi imaginación a la red. Y nunca lo habría concebido de otra manera. Soy incapaz de escribir algo sin compartirlo de inmediato con alguien, al igual que hubiera sido incapaz de escribir un libro y blindarlo con una licencia restrictiva de derechos de autor. Elegí una licencia Creative Commons para asegurarme de tener un libro libre, es una de las decisiones que menos tiempo tardé en tomar cuando empecé a plantearme la publicación.

Sería pretencioso, además de poco práctico, pensar que debo “proteger” mi obra de la gente que la quiere conocer. Soy una poeta que ha leído mucha menos poesía de la que debería, que alguien me lea y me dé su opinión es para mi, en este momento, algo mucho más valioso que cualquier porcentaje de beneficios.

Hoy me he acordado de un texto que escribí hace casi dos años. Con él me despido hasta la próxima:

C.

Nos la quieren quitar. Tú agárrala fuerte.
Recuerda que es nuestra, que siempre lo fue. No la sueltes.
Guárdala en todas partes, cuídala, mímala, porque eres tú, porque es lo que somos.
Protégela por lo que nos dió, por la risa tras el párrafo, por el beso en el cine, por el subidón en el concierto.
Nos la quieren quitar, porque para vivir un sueño de papel les hace falta que tu y yo dejemos de soñar.
Me viste en los ojos de una mujer inventada, te conocí mejor en las palabras de otro, sus notas nos salvaron más de un dia. No lo olvides.
Nos la quieren quitar. Pero, ¿Sabes qué? No podrán.

No porque seamos más,

sino porque tenemos mejores motivos.